miércoles, 22 de abril de 2020

LÁNGUIDA TARDE (Soneto)


Lánguida tarde

Fue un despertar sosegado y hermoso,
Y desde mi persiana corregida:
mi cabeza adormecida espabila,
al cielo azul y al mar rumoroso.


Lánguida tarde de mar y de cielo,
embadurnada de azul y naranja,
y con sus estrellas propias la franja,
de la sinuosa sombra, libra al suelo.

Para mi pobre brazo dolorido,
para mi indómito sueño herido,
para mi triste alma confinada,

para mi caminata ya aplazada:
¡el mar, el cielo, el deseo amado,
la esperanza y no pensar en nada!



viernes, 17 de abril de 2020

Con la gente que está luchando.


En estos tiempos inciertos
con normalidad navegando,
publiquen sus proyectos.
Con la gente que está luchando.

Si están en contra de esto
y el panorama digital les alarma,
compartan sus inquietudes, con calma,
Con la gente que está luchando.

Espero que mi verso ahora,
los encuentre con la familia a salvo,
de lo nuca visto les hablo,
Con la gente que está luchando.

Tenemos el aprendizaje a distancia,
a distancia llega el poema, la canción,
compartimos aplausos por televisión,
Con la gente que está luchando.

¡Cuántos famosos filmando:
monólogos, debates, coros!
Crean el inmortal tesoro,
Con la gente que está luchando.

¿Escasea la harina en el mercado?
¡Porque jamás nadie horneo tanto!
Y sin averiguar el por cuanto,
Con la gente que está luchando.

En el confinamiento actual,
¿Están felices con el picoteo?
¡De las calorías no hay conteo!
Con la gente que está luchando.

¡Cómo caen las bendiciones!
Servicios de recogida, envío de alimentos,
aplazan las deudas, recibos, impuestos,
Con la gente que está luchando.


Y el regalo a la MADRE en su día,
desde casa se envuelve navegando;
Chats, vídeos, sms, única vía,
Con la gente que está luchando.




Esta es mi versión o interpretación del poema desde mis perspectivas en España.
The First lines of Emails I’ve Received While Quarantining,

Escrito por la profesora de inglés Jessica Salfia en el  West Virginia, posted the poem on Twitter on Saturday y que se ha compartido mucho.












miércoles, 8 de abril de 2020

OVILLEJO IV


¿Me arriesgo a salir de casa?
¡Mi baza!
¿El contagio es fatal?
¡Sin igual!
¿Es el virus obstinado?
¡Aislado!

Pues me quedo confinado,
tranquilamente en mi casa
y detener la amenaza:
aislado, igual es mi baza.






SETENTA Y CINCO AÑOS (Décimas)


  Setenta y cinco años

Yo nací una vez, un día
del año cuarenta y cinco
un jueves y de un brinco
correteé por Güinía.
Entre los montes crecía,
aprendía buenos modales
entre naranjeros y cafetales
del Escambray profundo
para enfrentarme al mundo
bajo reglas paternales.


Setenta y cinco años después,
tantos lustros he cargado
que mi espalda se ha doblado
mirando este mundo al revés.
Entonces por primera vez
a pesar del tiempo adverso
todo lo veo en mi verso
que se asoma al amanecer
encadenándome al placer
de abrir mi alma al universo.




BALCÓN AL MAR


BALCÓN AL MAR

Frente al balcón está el mar sereno
que con su silenciosa calma
bordea el risco, la casita blanca
pegado a la inmensidad del cielo.


La soledad en casa nos abruma
y si el vecino comparte la pena,
entonces, esta soledad no es una,
está de ella la comunidad llena.

Somos de nuestro tiempo soberanos,
acechamos desde el ventanal,
contando los marcos de cristal
de recuerdos evidentes y arcanos.

Por favor, QUÉDATE EN CASA;
allí tu creatividad fecunda;
escribe, pinta, baila, canta e inunda
el vacío, que sólo llega y pasa.

LA MUSA CONFINADA


LA MUSA CONFINADA

Los días se pasan, se pasan las horas,
los sueños se abrasan, con en estas demoras,
se alarga la alarma y la gente confinada,
consagrando sus fuerzas como soldados en campaña,
son protección y escudo ante la alimaña.

Se apaga el sonido en la quietud de mi casa,
el mundo se ve pequeño a través de la persiana,
los cielos están grises y a mi mente clara
el sol la ha teñido de arcoíris y esperanza.

Estoy confinado, mis pensamientos se aprietan,
brotan como chispas al viento,
salen hacia adelante convertidos en versos,
suben como espumas rotas contra el risco
y difuminan las demoras del tiempo.





.