domingo, 2 de agosto de 2020

UN HOMBRE CABAL

¿Será de humanos el dolor que siento,
Como tocón sin tallo florecido?
Sólo un recuerdo anclado al pensamiento
por todas las arterias repetido.

Que ya ni me agobia el abatimiento
ni me gotea el engreimiento ofendido,
ya mi corazón se habituó al tormento
de olvidar la mitad de su latido.

Ya mi resquemor no exige la venganza,
cultivé el perdón para la esperanza,
como el hermoso talante vital.

Llevo en las manos tantas despedidas,
y en lo que fue el amor tantas heridas,
que he mutado a un hombre cabal.


Canto al amor

Más de setenta abriles;
los caminos se ensanchan
se planta la sequía
caen las hojas como en otoño.

Se angosta el cauce del río
se pierde el aroma de la flor
se opaca el cristal de la ventana
y no se escucha el canto del ruiseñor.

Se encorva la palmera
y la higuera no da su fruto,
los recuerdos se los lleva el viento
y vuelve la soledad como compañera.

Tan sólo el amor
en un impulso de vigorosidad
inunda todo tu ser
renaciendo primaveras.

Amor de protección
de calidez y de compañía
de la coincidencia, de la existencia,
de cuidados mutuos y recíprocos.

Es un volver a nacer
cuando la edad de libertad personal
que te regresó al nido,
dispone de tiempo para la redención.



sábado, 1 de agosto de 2020

Insomne noche de sábado

En la vigilia que se alongó hasta doler;

insomne voy tras el sueño reparador

y en tétrica danza de dormir y despertar

reptan lentamente las horas.


Afuera, como bestia cansada,

se oye el gélido rugido del viento gris;

dobladas sus espaldas por el peso

de la niebla, que a mi garganta abrasa.


La noche ha sido larga, muy larga,

el ventarrón no ha cesado de soplar,

aterido y rabioso, inicuo y perverso

dejando en mis hombros insana rigidez.


¿Por qué no dejas noche larga

que la calima emigre hacia otras tierras

y así podría avanzar mis pasos

junto al mar y sepultar mi pena?


1012015


Mis versos

¿Dónde está mi musa que ya el verso no aflora

sin las mieses que lo habían alimentado?

Sólo la sequía en un jardín por el sol abrasado

que no le alcanza ni el rocío de la aurora.


Todos los sentimientos que brotaron de mi alma

y se encarrilaron como tren de humildes poemas,

ahora los leo, los corrijo, los beso con calma,

pues en ellos están plasmadas mis dichas y penas.


Mis versos han sido siempre por amor inspirados,

o quizás, en ocasiones, traídos por la nostalgia,

ésta se siente y me motiva, por eso, por lo que he amado,

nostalgia es amar, a algo o alguien, en la distancia.


Mis poemas son como partos de mi ego soñador

hijos concebidos en mi mente, como brotes de jazmín,

que han preñado mi vida de ilusiones y de amor,

en pródigos amaneceres, que no tienen fin.



viernes, 31 de julio de 2020

Desconfinamiento

Y se hizo la luz,

¿ya no hay tinieblas?

Vacilante, tímido,

prudente y reflexivo

el sol naciente

nos enfila rectos

protegidos y distantes.


Embozados entre la gente

caminamos, resistimos

y en un nuevo inicio,

honrando a los muertos,

el camino se encauza

con preludio de confines

de citas a ciegas.



miércoles, 29 de julio de 2020

Resurrección

Hablo de un amor fecundo,

avasallador e insondable,

que abona y enriquece

a mi pobre y estéril mundo.


Redoble de campanas,

clamor que ensordece

y resucita el destello

de una pasión temprana.


Acude la fascinante diosa,

declama tonadas de ensueño,

escala todos mis sagrarios

y criba mí arena y mis sueños.


Se deja ver una mañana,

serena y frágil la rosa

y entreabre sus pétalos

dulce, ingenua y temblorosa.


Sutil se adentra en mi alma,

y ágil boga en mis arterias,

devastando en su recorrido

mis murallas y sus periferias.




Eres...

Eres…

El aliento que respiro,

El oasis en mi desierto,

Las minas del zafiro,

El fruto de mi huerto.


Eres

La lira del poeta,

El destello de un faro,

De mi carrera la meta,

De mis penas el amparo.


Eres…

El sosiego en la lucha,

La orquídea en el pelo,

El botín de mi hucha,

Las estrellas del cielo.


Eres…

El relax de mi Edén.

El alado que anida.

Las ojeadas que ven.

El elixir de mi vida.


Eres..

El sueño que se realiza,

La flor devenida en fruto,

La paz navegando en la brisa,

La miel virgen salida del canuto.


Eres..

La que alumbra mi mundo,

Desterrando mis temores,

Y tu risa, surtidor profundo,

Me enajena de dolores.


Eres..

Lo más bello que he encontrado,

Con fe ciega cabalga mi corazón

A lomos de este amor esperado

Que cultivaré con delicadeza y tesón.


Eres..

Amor mágico: fundes corazones,

Sentimiento que al alma cautiva

Y más allá del mundo y sus opciones,

Estará nuestra ilusión siempre viva.