domingo, 30 de agosto de 2020

Silenciosa ruptura (Soneto)


Cuando va y te sorprende una ruptura

aunque efímera o transitoria sea,

el pasmo alza en tu alma tanta marea

que hasta tus orillas pierden anchura.


Es el silencio tu peor tortura,

se abraza en nupcias con la soledad

ni las sensibles rosas son verdad

y la sensatez se vuelve locura.


Ese silencio que tu no heredaste

ni te llegó en mística aparición,

con monedas de ínfulas lo compraste.


En silencio solo habla el universo

y sin desdenes de la sin razón,

te sana en cada letra de tu verso.


28/8/2020



El amor de mi vida eres tú (Acróstico)

 Eres amor, paz,

Locura, pasión, deseo.


Ansias de la mujer que veo

Mimosa y encantadora,

Onda del mar que refleja

Rosáceos rayos de aurora.


De tu boca suave y tentadora

Emanan besos de pasión.


Mieles delicadas, atrevidas,

Intimas, en sagrado jarrón.


Vives en un mundo de amor

Infinito, de ternuras y bondad,

De ilusiones de futuro,

Apoyos, altruismo y lealtad.


En ti está la constancia

Rompes los esquemas

Encaras los problemas

Sentida y sin arrogancia


Tienes la energía absorbida

Única y bien apercibida.








sábado, 22 de agosto de 2020

SOLEDAD (Soneto)

Siempre la soledad está presente

en donde estuvo la palabra airosa

y en todo lo de ayer su garra posa,

la ata a su penumbra dulcemente.


La evocación debajo de la frente

fue contemplada, fuente rumorosa

en su paso entre la gente, y la rosa

carga su soledad tras su simiente.


Es soledad la miel que endulza el seno

y soledad la boca que aún goce

su concedido sabor de néctar pleno.


Cada minuto que pasa, un roce

del bien más codiciado, queda lleno

de aquella soledad que desconoce.









 

 

viernes, 21 de agosto de 2020

Reflexiones a la duda. Hexadecasílabo Octonario

 

Jamás, ni vacilación ni la falta de confianza:

Es pánico irracional lo que alimenta la duda

Miedo a la vida y al hado, triste realidad cruda

Del abismo que genera la perversa desconfianza.


Socava la autoestima de la indecisa persona,

Angustiada ë incrédula que teme no ser querida:

Pierde el control y el sentido de dirección de su vida

En el tortuoso sendero, solitario en real zona.


Enferma el alma la duda coacciona su dilema,

Sumerge en abismos crueles de sufrimientos penosos;

Deprime, fatiga, agota, drena momentos dichosos,

Limita la libertad de amar de los corazones


Sentimiento que a la fe con titubeos quebranta,

Al valor mina y derriba, con fuerza cierra su fuente

Limita oportunidades, sucumben en la vertiente

De la arena movediza que la marisma levanta.


Atascado dudas, temes la indecisión que te agobia

Los arroyos tributarios, afluentes hacia el estrés,

De pronto ahogan tu mente para estancarla después

La insustancial decisión, que por demás hoy te oprobia.


Las dudas que te importunan cual infiel acompañante

Roban la felicidad, pierdes a tu mejor sueño

Invalidan el deseo, el entusiasmo en su empeño

Por acusar de adulterio; falso y nulo al fiel amante.


Recobra tus puntos fuertes enarbola tu alma en ristre

Expresa puro el amor y lo que a ti te molesta,

Con buenas alternativas sin recelos en tu alerta

Creerás en tu cónyuge cuando su vigor registre.


Suelto amarras

 

Mortal la ponzoña

que ha clavado

en este corazón,

que ya no controla

al inicuo arquero

del indiferente enfado

que deja mi mitad sola.


letales los cromos

argüidos, camuflados

de rojo y grana,

-que me obligan

a deletrear olvido-

con retoques

de vieja campana.


Tiro del repulsivo

y las flores de otoño,

vacío el tintero

sobre blancos folios,

destierro de mi frente

los castillos de naipes

y sedo mi mente

con acupuntura barata.


Suelto amarras

a solitaria barca

de proa, a seguro puerto

de aguas mansas

y mar de calmas

sin los enigmas

de la incoherencia.


 



Los sonidos de tu ausencia

 

Tus sonidos ausentes

inundan mi espacio.


Ecos silentes

rebotan,

reflejan en las paredes,

vibran,en las recetas

que rompen la rutina

de bizcochos,

de pasteles

y de caldos en la cocina.


Retiñen en la vajilla

cuando ésta se asea,

en el roce una con otra

en el lugar que las coloca

y en el agua que chorrea.


Retumban en la escalera

por la holgura del pasamanos,

ronronean en la costura,

en las largas llamadas,

en el secador que alista

la cabellera mojada.


Siempre acuden a mis oídos

cargados de nostalgia

de lunes a jueves,

llega el viernes

y retorna la magia.




 

Tocar el cielo

 

Ese mágico embeleso

que arriba a tu alma

con el primer beso,

que dice lo que nunca

una palabra de amor

en alas de paloma blanca

tan quedito pronunció.


Es la chispa que pondera

a la llama ardiente

que no desaparece

y al octavo sol en rotación,

con la fuerza que perdura

y nunca muere.


Es la gota de rocío

a diario, en la hoja verde,

la palabra en el oído,

la mirada cómplice;

es así de fácil abrazar el cielo

cada día y para siempre.


Se deshace en alaridos

la acechante rutina;

no cabe entre las manos

que dan agua al dominó,

ni entre las almas entrelazadas

sentadas en el sofá

debatiendo las escenas

después del peliculón.


Fue breve la primera vez,

cálido y casi a hurtadillas,

tierno para almas longevas,

insatisfechas y anhelantes.


El beso, volvió a por más

y se quedó en las mañanas,

en las llegadas,

en las despedidas,

se quedó en la cocina,

correteó por el salón

y se multiplicó en la cama.

 
















La amó

 La amó como el jardinero

ama a la rosa,

que le supo a miel

la gota de sangre

que enamorado sorbió

de sus afiladas espinas.


La amó como el devoto fiel

que colgó enardecido

su imagen hermosa

en lo más alto del altar.

51017

 

Fin de la duda

 No cedo a la duda;

Sólo al temor cedo,

Aferrado al miedo

Que al corazón anuda.


Ser lo que se merece

A mi razón ocupa,

Este amor que aúpa

Y en sus brazos mece.


La fe recuperada,

El corazón liberado;

Al fin he encontrado

La mujer esperada.


Llenado el espacio,

Del corazón vacío,

Vibra éste, con brío

Y de su miel me sacio.

 

Tú, mujer deseada,

Que de amor me llenas;

No te llegarán penas,

Sólo amor en cascada.


Y mirando las flores,

Que adornan el prado,

Espero apasionado

Que de mi te enamores.


02032013

 






Besos de amor

 

Nunca lastime la delicada flor que adora,

La que en derroche de gran ternura y sin excesos,

Embalsama su rostro repitiendo los besos

Como la amorosa y gentil besuqueadora.


Ella se entrega, besa y en su interior evoca,

La singular caracterización de sus besos:

Níveos, tibios, fuertes, sinceros, tiernos y esos

Todos muy dulces, concebidos para su boca.


Besos intensos, enérgicos y apasionados

Amorosos, mansos y rebeldes a la vez,

Vehementes y suaves, cedidos sin doblez,

Así le gustan, por ser, sabrosos y exaltados.


Esta conclusión menos poética quizás,

No la podrá nunca el amor de su alma negar,

Porque en una caricia y un te quiero al besar

Son esos detalles que no se olvidan jamás.











Así solo así

 

Con tus manos en mis manos,

Con tu boca en mi boca,

Uncidos nuestros cuerpos

Al amor que nos abrasa,

Sin la presencia del tiempo

Para contar las horas.


Mientras sumergido

En tus grandes ojos,

Por cada feliz noche

Que en tu regazo duermo,

Así y solamente así

Descansará mi cuerpo.

 



jueves, 20 de agosto de 2020

Tu dulce sonrisa

 

Tu dulce sonrisa

Embalsama las heridas del alma,

Enamora al corazón

Y cautiva los sentidos.


Tus pequeños labios,

Suaves como el terciopelo

Complementan la avidez

Sedienta de los míos.


Mujer de mirada simple

Guerrera fuerte y leal

Conquista los corazones

Carentes de afecto.

 

Es en tu tierna sonrisa

Anclada en tus cortos labios

Y en tu mirada simple

Que se funda el: te quiero


 

 

 


Nuestras vidas


Nuestras vidas,

solvente caminito

arropado en sus bordes

por generoso cercado,

regado por pétalos

de aromas balsámicas

de las más bellas rosas.


Enajenadas de espinas

y de pegadizos abrojos,

sin cardos ni ortigas,

firme y llana la senda.


Entre algodones de azúcar

y lunas de miel,

ríos de aguas cristalinas

y corrientes de ensueño.


Desencuentro

Me arrancaré el corazón

y las flores de otoño,

vaciaré el tintero

sobre los blancos folios,

desterraré de mi frente

los castillos de naipes,

adormeceré la mente

con acupuntura barata…"


Soy el novio de funestos vacíos,

el que recita versos muertos

a las paredes sordas.


El vagabundo de paisajes ruinosos

tras cuatro estaciones de espera,

entre áridas esperanzas

naufrago entre mis sesos

desconectando brumosas memorias,

rompiendo esquemas,

arrancando recuerdos,

destrozando imágenes

de lienzos muertos.


Catastrófico es despertar

cuando andas perdido

entre ruinosas callejuelas

de enigmáticas incoherencias

y angostas avenidas de incomprensión.


Esclavo de mis caprichos

nada queda de mi fantasmal reino.

Encontró refugio


Del terciopelo de sus labios

libó la miel de sus besos

inmerso en las suaves ondas

de un mar de delicadas caricias

que como rosáceas flores

en instantes de embelesos

amapolan su fas enamorada.


De hinojos, hasta el mismo sol,

persiste ante el brillo de su sonrisa

y el pertinaz frío del nordeste

desfallece ante el calor de su mirada.


En sus brazos encontró refugio

el carente y solitario viajero,

deambulante de caminos inciertos,

atinando en cada suspiro

el oxígeno que da vida al alma.


Cursó el significado de la locura

que enmascara la ventura de amor

y enajenando la angustia y la duda

se entregó con alma, vida y corazón.








martes, 18 de agosto de 2020

Alguien

 

Alguien congeló

los aviones

en filas de a uno

en pistas de silencio.


Alguien limpió de grises

el éter circundante

y saturó de azules

a cielos y mares.


Alguien atrajo a los calderones

a calas tranquilas

sin bañadores de hombres

y veleros navegantes.


Alguien nos obligó

a reuniones de a diez,

en puestos separados

y rostros embozados.


Alguien doblegó la soberbia

del presidente arrogante

y valló las fronteras

del trato contra el hambre.


Alguien viene y secuestra

la factoría de la célula

y genera en ella

el virus que la infecta.


Alguien muy pequeño

de orígenes inciertos

nos trastoca la vida

cautivos e indefensos.



lunes, 17 de agosto de 2020

NO TE ALEJES


No te alejes de mí ni por un solo día,

Porque, no sé cómo decírtelo, es mucho tiempo,

Y te estaré esperando como en los aeropuertos

Cuando en alguna parte confinaron los aviones.


No te ausentes por una hora porque entonces,

En esa hora se entrelazan las migajas del desvelo

Y quizás toda la calima que anda buscando casa

Venga a asfixiar a mi corazón perdido.


¡Que no se pierda tu contorno en la carretera!

¡Que no revoloteen tus párpados en la ausencia!

¡Que no enmudezcan los gemidos del amanecer!

No te vayas ni por un minuto, amor de mi vida.


Porque en ese minuto te habrás ido tan lejos,

Que yo surcaré el universo infinito averiguando

Entre la tormenta, el aguacero, el relámpago,

Si reaparecerás o me dejarás aquí falleciendo.